viernes, 1 de agosto de 2008

[Málaga] La capital perderá su último tramo de playa sin urbanizar, con la construcción de un nuevo complejo turístico.

Fuente: Grupo de acción social

Si no se lleva a cabo la paralización del proceso, en los próximos meses, la sociedad Vallehermoso, propietaria de la mayor parte del terreno ubicado en la zona de Arraijanal, junto a la desembocadura del Guadalhorce, llevará a cabo la construcción de 664 viviendas, varios hoteles y equipamiento comercial. Gracias a la concesión que el alcalde malagueño ha hecho a esta empresa, a cambio del ingreso en las arcas municipales de 28 millones de euros.
Al parecer, el Ayuntamiento no ha tenido en consideración las medidas que se están tomando por parte de la Junta, referentes a la enajenación de 80.000 m2 de éste terreno, para la ampliación de la zona de servidumbre, y donde por lo tanto no podrá llevarse a cabo ninguna construcción que no sea de dominio público. Por su parte, Costas, ya ha puesto en marcha los mecanismos para llevar a cabo un acercamiento al proyecto de Vallehermoso, apuntando que en el caso de que afecte al futuro terreno enajenado, no será aprobado.
Al mismo tiempo, el proyecto no se amolda al Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Málaga (POTAUM), ya que, según la Junta, este terreno queda delimitado como parque marítimo-terrestre, por lo que no concuerda la construcción de una macro área turística.
Ya anteriormente se llevan produciendo roces entre las diferentes administraciones, locales y autonómicas, ya que en el proyecto de PGOU del 2000, el Ayuntamiento de Málaga recogía la reconversión del Arraijanal en una zona con posibilidades urbanísticas, proyectando una marina deportiva y una urbanización con alrededor de 1.300 viviendas, que fueron rechazadas tanto por Costas, como por Aviación Civil, debido a la interferencia con el área de exclusión aérea del aeropuerto próximo.
Aún así, el proyecto ha seguido adelante aunque ha ido sufriendo modificaciones importantes a lo largo de este tiempo, ya que ahora y en consonancia con el convenio con Vallehermoso, la construcción de la marina deportiva que en el PGOU vigente se mantiene, ha sido desechada y en lugar de esta obra, en el nuevo PGOU que se debatirá el próximo 14 de agosto, se ha delimitado la zona para la construcción del área turística, concedida a la sociedad Vallehermoso.
En consecuencia, si se lleva a cabo la construcción de esta urbanización, además de los hoteles y el área comercial, la costa de la capital malagueña verá como el último reducto de playa “virgen”, se ve absorbido por los ya habituales, cemento, césped y piscinas.

No hay comentarios: